Tabla de quesos - todo lo que debes saber para hacer una en casa

Tabla de quesos – todo lo que debes saber para hacer una en casa

Tabla de quesos con la que impresionar a tus invitados. Conoce qué tipos de quesos comprar, ideas de presentación, cantidades y más consejos.

Reunir en la mesa amigos o familia, para una cena o comida alrededor de una tabla de queso es para muchos el pináculo de la felicidad. Y no es difícil entender por qué. El queso es un alimento, un manjar que ofrece un mundo de sabores apasionantes.

Aunque parezca sencillo -muchos dirán que consiste simplemente en comprar quesos y colocarlos sobre una madera-, como ocurre casi siempre en la cocina, hay algunos trucos para preparar una tabla con quesos original, delicada y exitosa. Te contamos todo lo que debes saber para montar o armar una tabla de quesos: tipos de queso, cantidades por persona, complementos como fruta o mermelada, decoración, herramientas y utensilios a utilizar, junto con otras recomendaciones.

Tabla de quesos - todo lo que debes saber para hacer una en casa
Tabla de quesos – todo lo que debes saber para hacer una en casa

Tipos de quesos a utilizar ¿Qué debe tener una buena tabla de quesos?

Un buen lugar para comenzar a preparar una tabla de quesos es elegir los diferentes tipos de quesos o familias de quesos que vamos a utilizar. Aunque es difícil cometer errores, hay algunos elementos a tener en cuenta.

Por ejemplo, no a todo el mundo le gustan los quesos con sabores fuertes, así que asegúrate de incluir una variedad suficiente de tipos de queso: los quesos suaves suelen desaparecer más rápido que los picantes, así que quizá, debas incluir una mayor cantidad de estos.

Existen infinidad de clasificaciones de quesos: por tipo de leche, periodo de maduración, intensidad, modo de elaboración. Nosotros, utilizando la clasificación por familias, hemos seleccionado 6 tipos distintos de queso para montar nuestra tabla. Como mínimo, deberías utilizar 5 clases diferentes.

Creemos que esta selección de quesos, en conjunto, brinda una experiencia de sabor emocionante, variada y equilibrada. No hemos utilizado quesos con sabores excesivamente fuertes ni picantes, por lo que se trata de una tabla de quesos para principiantes.

Queso de pasta blanda con corteza lavada

Se trata de quesos madurados con corteza, cuerpo y un sabor y aroma únicos. Tienen una textura sedosa y color amarillo claro en el interior, una consistencia flexible que, junto con la superficie de color amarillo anaranjado, proporciona al conjunto un aspecto delicioso y acogedor.

Algunos ejemplo son el Vieux-Boulogne (es el que hemos utilizado aquí), el Stinking Bishop o el Taleggio.

Queso de pasta blanda con corteza lavada
Queso de pasta blanda con corteza lavada

Quesos sólidos o semi-sólidos de pasta prensada cocida

Quesos con cuerpo y sabor característico ligeramente dulce. Gouda, emmental o parmigiano son algunos de los más conocidos. Nosotros en esta tabla hemos utilizado tres de estos tipos de quesos: un Grana Padano, y uno tipo Gruyère, y un queso de cabra semicurado.

Quesos de pasta azul o verde

Son quesos fácilmente reconocibles debido a su característico moho azul o verde en el interior. Roquefort, Cabrales o Gorgonzola son algunas de las variedades mas conocidas. En esta tabla hemos montado un un queso azul ganador de la medalla de plata en la Cheese World Cup.

queso azul para tabla de quesos
queso azul para tabla de quesos

Quesos de pasta blanda de corteza enmohecida

Habitualmente se trata de quesos de pequeño tamaño, cuya característica principal es una corteza con blanquecina, con una textura aterciopelada. Brie, Camembert o Caprice des Dieux son algunas de sus variedades mas conocidas.

queso brie para tabla de quesos
queso brie para tabla de quesos

Quesos frescos

¿Quieres sorprender de verdad a tus amigos y familiares con un queso fresco en tu tabla de quesos? Pues atrévete a elaborar de manera casera este tipo de queso, sin necesidad de cuajo siguiendo nuestra receta paso a paso.

¿Cómo se debe servir el queso?

Todos los quesos deben templarse antes de servir para que todo el sabor y el carácter del queso se manifieste por sí mismos.

Déjalos a temperatura ambiente durante aproximadamente 1 hora antes de ponerlos en la tabla de quesos. Si vas a cortar los quesos en porciones, debes hacerlo cuando el queso esté todavía frío, ya que ciertos quesos blandos se vuelven difíciles de manipular cuando están a temperatura ambiente.

¿Cómo cortar queso?. Utiliza los utensilios adecuados

Los diferentes quesos a menudo requieren diferentes herramientas de corte debido a la consistencia y el tamaño del queso. Si eliges tener piezas enteras de queso en el plato, el tamaño de la pieza de queso proporcionará pautas para el tamaño del cuchillo para cada queso: cuanto más grande sea la pieza de queso, más grandes serán los cuchillos.

Un cuchillo para servir y una fuente de queso con dos etiquetas en la parte superior de la punta es un buen lugar para comenzar. Funciona bien tanto para quesos duros como blandos, y también es perfecto para usar si los quesos se han cortado en porciones con anticipación.

Recuerda que cada queso debe tener su propio cuchillo. De esta forma evitarás que los quesos se mezclen entre sí. ¿No tienes suficientes cuchillos? Coloca un tazón pequeño con un paño húmedo para limpiar los cuchillos si se van a utilizar en una amplia variedad de quesos.

Complementos y accesorios para una tabla de queso

Pan, galletas, mermeladas, frutas y frutos secos

Los quesos servidos quedan aún mejor con los accesorios adecuados. Las galletas, chutneys, las mermeladas y la fruta fresca pueden mejorar considerablemente la experiencia. Los accesorios no deben competir con los sabores de los quesos, sino complementarlos y hacerlos aún mejores.

Por ejemplo, muchas personas eligen galletas saladas cuando sirven queso, pero en la mayoría de los casos una galleta neutra será una mejor opción. Para el queso azul, puedes elegir una galleta dulce, como una galleta de jengibre. El pan también es un buen compañero para el queso, como el pan de nueces, el pan de centeno oscuro, el pan integral o el pan de masa madre.

Las frutas dulces como los melocotones, los higos, las uvas y el caqui hacen que muchos quesos se destaquen. Las mermeladas también son un excelente complemento para el queso. Las nueces y la miel también pueden ayudar a resaltar los sabores de los quesos y les va especialmente bien si la tabla de quesos se sirve de postre.

Vino para queso

Elegir el vino adecuado para la tabla de quesos no siempre es fácil, especialmente si tienes muchos quesos diferentes en el plato. Algunos consejos generales que facilitan un poco la selección de vinos:

  • El vino blanco suele ser más adecuado para el queso que el vino tinto. Esto se debe a que la sal del queso fortalece los taninos del vino tinto. Además, la sal y la grasa del queso se adaptan mejor a los vinos con dulzura y alta frescura.
  • Si de todos modos optas por un vino tinto, se adaptará mejor a los quesos firmes y granulados que a los blandos y tersos, debido a los taninos.
  • Los vinos jóvenes y afrutados se adaptan mejor al queso fresco.

¿Cuánto queso necesitas?

Seguro que has pensado: “¿Y ahora… que cantidad de queso voy a necesitar?”. Bueno, pues la respuesta es muy sencilla, y dependerá de si la tabla de quesos va a ser un plato único o se va a servir como parte de una cena o comida más amplia. Aquí tienes algunas pautas y cantidades orientativas:

  • Si es un plato único, calcula unos 250 gramos por persona.
  • Si se sirve como un aperitivo o entrante, necesitaras aproximadamente 100 gramos por invitado.
  • En caso de que la tabla se sirva domo postre, unos 125 gramos por comensal.

Ingredientes y preparación paso a paso de la tabla de quesos

Tabla de quesos – todo lo que debes saber para hacer una en casa

4 de 15 votos
Plato: Navidad, Tapas y EntrantesCocina: hecho en casaDificultad: fácil
Raciones

4

raciones
Preparación

20

minutos
Cocinado

0

minutos
Calorías

400

kcal
Tiempo total

20

minutos

Si has llegado hasta aquí, ya sabes todo lo necesario para hacer una tabla de quesos: qué tipos de quesos comprar, cómo armar o presentar los quesos, cantidades, etc. Sólo queda ponerse a ello.

Las cantidades que indicamos son para 4 personas, y 6 tipos de queso distintos, teniendo en cuenta que se trata de un plato principal.

Primero que nada, necesitaras de una tabla o madera donde colocar los quesos.

Modo cocina

Mantiene la pantalla encendida mientras cocinas

Ingredientes

  • 200 g 200 de Vieux-Boulogne, Stinking Bishop o Taleggio.

  • 200 g 200 de queso azul, Roquefort o Cabrales.

  • 200 g 200 de queso brie, Camembert o Caprice des Dieux.

  • 200 g 200 de Grana Padano o parmesano.

  • 200 g 200 de queso tipo Gruyère.

  • 200 g 200 de queso de cabra semicurado.

  • 100 g 100 de frutos secos. Recomendamos nueces o pistachos sin sal.

  • 100 g 100 de fruta. Aquí hemos utilizado uva y granada.

  • 100 g 100 de mermeladas variadas

  • Pan y galletas al gusto.

Elaboración

  • Saca los quesos de la nevera aproximadamente una hora antes de montar la tabla.
  • Monta o arma la tabla, cortando los quesos o dejándolos semi-cortados.
  • No montes la tabla con mucha antelación antes de servirla, ya que algunos queso pueden secarse ligeramente, o volverse demasiado blandos. Necesitaras de unos 15 – 20 minutos para prepararla, un poco más si es la primera vez.

Regístrate ahora para recibir las recetas en tu correo.

“Bon Profit”

Deja un comentario