infusión té

El té, una bebida para cada ocasión

A estas alturas del siglo XXI, es bastante popular entre la población mundial el consumo de té. Una tendencia global que viene avalada por las muchas propiedades saludables que se le reconocen. Aunque se ha generalizado la clasificación de té a un variado número de infusiones, el té propiamente dicho es un producto generado a partir de dos únicas plantas.

Las hojas de la Camellia sinensis originaria de China, por un lado, y la Camelia Assamica de la India, por otro, son las dos plantas originales a partir de las cuales se desarrolla la conocida bebida del té. Debido a su tremenda popularidad, se fue expandiendo a través de los años y de los continentes, abarcando con el mismo término otro tipo de hierbas al ser tratadas también como infusión.

Son muchos los beneficios a la salud que ofrece el consumo de té, una realidad que defienden la ciencia y la medicina tradicional por igual. El té contiene propiedades antioxidantes, que retrasan el envejecimiento celular, fortalece el sistema inmune, reduce el riego de accidentes cardiovasculares, combate eficazmente la aparición de caries, mantiene el organismo hidratado…

Pero sobre todo es un alimento que produce un gran placer al ingerirlo, proporcionando casi instantáneamente relajación. La gran variedad de sabores que existen ofrece la oportunidad al consumidor de encontrar aquel con el que más disfrute su paladar o cuyas propiedades sean más beneficiosas para su salud. Como se puede comprobar en la tienda especializada en tés, Aromas De Té, existen muchas variedades con notas de sabor muy diferenciadas.

La elección del tipo de té no se limita solo y exclusivamente a sus propiedades y sabor, sino que también existen factores como la hora del día. De este modo, el consumidor podrá elegir varios que irá tomando según el momento.

Qué tés tomar en función del momento

En este sentido se abre un nuevo abanico de tés que elegir, y es que en dependencia de la elección obtendremos unos beneficios u otros que pueden ir derivados de la hora del día. Se pueden tomar tés que ayuden a conciliar el sueño a última hora del día. También se puede tomar un té que favorezca la digestión después de un almuerzo pesado e incluso un té después de hacer ejercicios físicos para oxigenar el cuerpo.

Para tomar en ayunas

Para tomar antes que ningún alimento, por la mañana recién levantados de la cama, se recurre a los tés depurativos, como por ejemplo los que se originan a partir del diente de león. De esta forma, se depura eficazmente el sistema digestivo. El hígado y el riñón se limpiarán mientras que, además, cumple con una función diurética que optimiza el funcionamiento de los riñones.

En el desayuno

El más recomendado para esta hora es el té rojo. Gracias a su composición, que contiene sustancias similares a la cafeína, logra estimular el sistema nervioso. Es una excelente opción para despertar de buen humor, pues combate la somnolencia, el mal humor y la depresión, contribuyendo, además, a la eliminación de toxinas. La infusión de Rooibos también ofrece estos mismos resultados.

Así mismo el té rojo Pu Erh que está fermentado es ideal para tomarlo a esta hora y recibir sus muchos beneficios (quemagrasas, digestivo, inmunológico, depurativos, desintoxicante y estimulante).

Otro té muy recurrente para los desayunos, ya que mantiene un buen estado de vitalidad prolongada y ofrece muy buenos beneficios al organismo es el té matcha. Muy saludable al infusionar puesto que regula los niveles de colesterol y mejora la circulación, el metabolismo de las grasas, el tránsito intestinal regulando el nivel de azucar en la sangre y aportando un alto contenido en vitaminas. 

Después del almuerzo

Si se siente el cuerpo demasiado pesado después de almorzar, lo más aconsejable para aligerar esta sensación es consumir té verde. El té verde además posee comprobadas propiedades curativas, ya que es un potente antioxidante. Con la bebida de esta infusión se reduce el colesterol, disminuye el riesgo de diabetes, previene el reumatismo y tiene efectos notables sobre la memoria.

Es una bebida muy recurrente para todos aquellos que quieren bajar de peso y aumentar la tonificación muscular si se realizan ejercicios diarios. El té blanco es recomendable tomarlo durante las comidas, pues combina muy bien su sabor y ayuda a mantener la piel sana

En este sentido, cabe mencionar que el efecto de adelgazamiento es mayor si se combinan con algunas recetas de cocina que lo potencien. Las recetas de té con cúrcuma están deliciosas y tienen un efecto muy positivo para la defensa contra un buen número de enfermedades, incluido el cáncer.

Para la tarde noche

El té negro es el ideal para realizar una depuración del organismo, cuando se llega a casa cansado y contaminado por bacterias de todo tipo, e incluso con el virus de la gripe incubando en el interior. Este tipo de té eliminará eficazmente las infecciones que pueden venir latentes en la garganta y frenará cualquier otro virus, evitando que se caiga enfermo. Si se quiere tomar un te relajante después de trabajar y además ayude a perder peso el té Oolong, Dragon negro o té azul, es perfecto.

Para dormir

Si cuesta trabajo dormir, si las preocupaciones no dejan alcanzar ese estado de relajación profunda y no permiten alcanzar un sueño realmente reparador, se deben evitar los tés con teína. En sustitución existen numerosos tés que logran el efecto contrario y relajan el sistema nervioso. Estas infusiones pueden ser de tila, toronjil, valeriana y pasiflora. Tés que deben ser tomados con moderación, pues en exceso o combinado con otras sustancias pueden producir demasiada somnolencia y cansancio. Tomados con control ayudarán, además, a controlar el estrés, la depresión, la hipertensión y otros problemas que impiden dormir de forma natural.

“Bon Profit”

Deja un comentario