domingo, 25 de abril de 2010

Vinos de La Mancha - Denominación de Origen

La Mancha Denominacion de Origen
Los vinos de La Mancha pertenecen a una de las Denominaciones de Origen mas conocidas e importantes por extensión de viñedos de España.
Situada en la Meseta Central de la Península Ibérica, La Mancha engloba 182 municipios de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, que gozan de un clima continental extremado , con grandes oscilaciones térmicas y con precipitaciones variables que hacen propicio el óptimo cultivo de la vid. En sus campos se dan las siguientes variedades de uva:

Variedades blancas: Airén, Viura o Macabeo, Chardonnay y Sauvignon Blanc.
Variedades tintas: Cencibel o Tempranillo, Garnacha, Moravia, Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah.
Las bodegas acogidas a esta Denominación de Origen han sabido evolucionar de una manera rápida y acorde con la demanda del mercado y consumidor. Estas bodegas han hecho de la elaboración de sus vinos un arte, con un esmerado cuidado fruto de unas instalaciones equipadas con la más alta innovación tecnológica, a la vez que comercializan sus caldos en el mercado nacional e internacional con una magnifica progresión. La presencia de los vinos de la Mancha el mercado internacional ha experimentado un fuerte ascenso en la última década.Esta denominación de origen cuenta con una amplia variedad de elaboraciones:

  • Vinos Jóvenes, que deben ser consumidos en un período no superior a nueve meses desde su elaboración. Se elaboran controlando su temperatura de fermentación para mantener mejor sus aromas. Han de consumirse preferentemente en el mismo año de su cosecha para aprovechar todo su potencial aromático.
  • Vinos Tradicionales, cuya vida natural es comparable a cualquier otro vino de crianza, aunque su conservación ha sido realizada en depósitos o en tinajas.Elaborados con el sistema tradicional, reforzado con los últimos avances tecnológicos. Guardan un punto de distancia y equilibrio entre los vinos jóvenes y los de crianza.
Blancos
En la mesa, los blancos jóvenes y tradicionales se recomiendan para acompañar mariscos, pescados y quesos frescos
  • Jóvenes: Temperatura de servicio: 5-7°C.

  • Tradicionales: Temperatura de servicio: 6-8°C.
En cuanto a las variedades autorizadas por la DO, tenemos:
AIRÉN: Vinos de color amarillo pálido, con leves reflejos verdosos, variando a amarillo limón con la edad, con aromas primarios frutales, finos y frescos. Son vinos ligeros en boca, que invitan a un segundo trago. Se trata de la variedad de uva que mayor extensión ocupa en el mundo.
MACABEO O VIURA: Los vinos de la variedad Macabeo o Viura son de tonos amarillos muy agradables y brillantes. Sus aromas primarios son complejos y frutosos. Son vinos sabrosos y frescos, con moderada acidez y gran paso de boca. Excelentes para la elaboración de "espumosos" y "crianzas".
CHARDONNAY: Vinos de color amarillo pálido, haciéndose más intenso con la edad, con característicos aromas primarios tropicales a piña, plátano y melón. Son muy aptos para fermentar en barrica. Producen vinos de alto potencial aromático, con mucho cuerpo y estructura, muy adecuados para el envejecimiento.
SAUVIGNON BLANC: Vinos conocidos por su fuerte potencial aromático, ofreciendo un perfecto maridaje en el "coupage" con otras variedades, como pueden ser la Airén y Macabeo. Tienen una acidez alta, con sabores a hierba recién cortada y hojas de grosella. Muy utilizados en la comercialización de vinos jóvenes de bonito color amarillo paja.
Rosados
En la mesa, al igual que los blancos, se recomiendan para acompañar mariscos, pescados y quesos frescos.

  • Jóvenes: Temperatura de servicio: 5-7°C.

  • Tradicionales: Temperatura de servicio: 6-8°C.
Variedades:
CENCIBEL O TEMPRANILLO: Los rosados de la variedad Cencibel o Tempranillo son vinos de color rosa cereza brillante, lo que los hace especialmente atractivos a la vista. Sus aromas varietales recuerdan a ciruelas secas y regaliz. Tienen un paso de boca suave, con cuerpo moderado, equilibrado, suntuoso y fresco.
GARNACHA: Estos vinos son el resultado de un tecnificado proceso de elaboración, que origina un vino de color rosa brillante-fresa, con matices rubí de gran limpieza, brillantez y viveza. Sus aromas varietales recuerdan a los frutos silvestres. Estos vinos tienen un paso de boca suave, sabroso y equilibrado.
Gran parte de los rosados de LA MANCHA proceden de esta variedad.
TintosEn la mesa, los tintos jóvenes acompañan pescados y carnes, mientras que los tradicionales, además de las carnes, son también muy apropiados para servirse junto con pescados salseados y quesos.
  • Temperatura de servicio: 10-12°C.
Variedades:
CENCIBEL O TEMPRANILLO: Vinos de tonos cereza rubí. Sus aromas varietales recuerdan a ciruelas secas y regaliz. Paso de boca completo y estructurado, que deja un retrogusto muy característico y propio de la variedad.
CABERNET SAUVIGNON: Éstos son vinos de bellos tonos frambuesa-rubí, que poseen aromas florales con gran riqueza de matices. Su paso de boca es elegante, aunque astringente para paladares no acostumbrados.
GARNACHA: Vinos muy adecuados para los maridajes con otras variedades, como la Cencibel o Tempranillo y la Moravia. Elaborados como monovarietales producen vinos aromáticos, con gran cuerpo y poca acidez, ganando en redondez y estructura, cuando el coupage con otras variedades es proporcional al bouquet que pretende ofrecer el bodeguero.
MERLOT: Los vinos de la variedad Merlot poseen bellos tonos frambuesa-violáceos, elegantes y con brillo, cuando son jóvenes. Sus aromas nos recuerdan a almendras y su paso de boca es limpio, personal y muy compacto. Ofrecen un buen maridaje en el coupage con la Cabernet Sauvignon y la Cencibel o Tempranillo, aportando una mayor flexibilidad y ligereza a su conjunto.
MORAVIA: Vinos muy adecuados para hacer coupages con otras variedades, especialmente la Garnacha. Son muy aromáticos y altos de acidez, con tonos violáceos que resaltan su varietal. Paso de boca completo y estructurado.

  • Vinos de Crianza, con dos años de envejecimiento natural, de los cuales uno de ellos deberá ser en barrica y botella. Todos los vinos que ha sido sometidos a crianza sirven de acompañamiento ideal para carnes rojas, caza y quesos curados en la mesa, pero hay que distinguir diferentes modalidades de crianza, según el tiempo que el vino haya permanecido en la barrica.

  • Vinos de Reserva, con una crianza mínima de doce meses en roble y veinticuatro meses en botella.Vinos con una crianza mínima en roble de 12 meses y de 24 meses en botella.

  • Vinos de Gran Reserva con una crianza mínima de veinticuatro meses en roble y treinta y seis meses en botella.
La Mancha Denominacion de OrigenVinos con una crianza mínima de 24 meses en roble y de 36 meses de envejecimiento en botella. Se sirven a temperatura ambiente.
Variedades:
CENCIBEL: Los vinos envejecidos de la variedad Cencibel o Tempranillo, de tonos violáceo-teja, poseen excelentes aromas varietales, unidos a los propios de la crianza. Su paso de boca es completo y estructurado, dejando un retrogusto muy característico.
CABERNET SAUVIGNON: Los vinos sometidos a crianza de la variedad Cabernet Sauvignon son de tonos rubí-teja, con aromas complejos de gran riqueza en matices, que recuerdan al pimiento verde, aunque su aroma más característico es el de bayas (endrinas). Su paso de boca es elegante, aunque astringente para paladares no acostumbrados. Con una buena crianza muestran un bouquet totalmente equilibrado y ofrecen un perfecto maridaje en coupage con otras variedades tintas.
MERLOT: Vinos muy adecuados para mezclarlos con otras variedades en crianza, especialmente con Cabernet Sauvignon y Cencibel o Tempranillo. Se trata de vinos aromáticos suaves, con tonos violetas, que marcan la cúspide de la elegancia varietal, y de crianza rápida.
SYRAH: Vinos muy oscuros con bastante cuerpo y gran potencial de envejecimiento, con aromas complejos de gran riqueza en matices. Son densos, equilibrados y de larga vida. Su paso de boca es elegante, aunque algo astringente para consumidores no habituados a su degustación.
Vinos Espumosos
Elaborados con el método tradicional, con un mínimo de nueve meses de crianza en botella.La elaboración de espumosos amparados con la Denominación de Origen fue contemplada por primera vez en La Mancha a través de su nuevo Reglamento, aprobado en Julio de 1995. En la actualidad, un espumoso manchego tiene como origen un excelente vino, procedente da la variedad Airén o Macabeo, o mezcla de ambas variedades, al que se le ha agregado una pequeña cantidad de azúcar y levaduras especiales.
Los espumosos con Denominación de Origen La Mancha pueden ser: secos, semi-secos, dulces, extra-secos y extra-brut.
Cabe decir que los vinos espumosos de La Mancha son generalmente blancos, pálidos y brillantes, con espuma compuesta por burbujas pequeñas y persistentes. Su aroma es afrutado y limpio. En boca resultan frescos y equilibrados, con amplia y limpia vía retronasal.
Una Denominación y unos vinos que hay que conocer y redescubrir
"Bon Profit"